Vivencias Reserva Nirvana-Clavellinas

Por: Juan Fernando Martínez


Nuestra reserva Nirvana-Clavellinas está situada en la vereda Santa Rita del municipio de Zapatoca en Santander y se localiza en la microcuenca de la quebrada el Ramo justo en la zona de amortización del Parque Nacional Natural Yariguíes. Empezamos hace tres años con un sueño, un ideal que nos ayudara a mostrar que los proyectos sostenibles son posibles y que cultivar para producir, conservar, restaurar y vivir dignamente puede ser una realidad tangible en el campo santandereano y en cualquier parte de nuestro planeta. En ese transcurrir hemos aprendido mucho. Hemos visto que el suelo es un órgano vivo y que por estéril que parezca al ser arcilloso y compactado, transmite una fuerza y una vitalidad asombrosa a todos los que la habitamos y que simplemente tenemos que cuidarlo mediante una fertilización adaptada a su necesidad. Hemos aprendido que un proyecto sostenible sólo puede darse en un entorno sostenible y que los vecinos forman parte de la individualidad que estamos creando; donde la libertad, la igualdad y la fraternidad deben crecer todos los días con acuerdos respetuosos, que busquen el bien común para aumentar la resiliencia de todos. Hemos aprendido que estamos en una época de transición donde antes que sostener, es importante regenerar con una visión sistémica u omniabarcante como lo mencionaba Steiner, para crear ilusiones a nuestra generación y a las generaciones futuras. Hemos aprendido también que hay que armonizar lo físico, lo anímico y lo espiritual, y creer en un mejor futuro confiando que los elementales nos acompañan y que simplemente, hay que observar con una actitud humilde todas las señales que continuamente nos da la naturaleza y el mundo astral, para que lo espiritual entre verdaderamente en la vida real.



Y hemos aprendido que los que tenemos el privilegio de estar en el campo ejerciendo la labor agropecuaria, tenemos EL compromiso de producir alimentos sanos y vitales para fomentar la capacidad de discernimiento que necesitamos los seres vivos en esta época de transición; pero eso sí, gestando un nuevo orden económico natural, una economía social de mercado, una economía asociativa fundamentada en acuerdos democráticos y de cooperación con todos los actores, donde se prioricen las acciones que propendan por el bien común.


Invito a que los desafíos de este tiempo nos ayuden a ser conscientes de que debemos desincentivar la obsesión por la muerte y a explorar la vida, y en ella la felicidad como un camino interior a través de la ejecución de acciones virtuosas."


Suscríbete a nuestro boletin de noticias

Síguenos en redes sociales

  • Facebook
  • YouTube
  • Instagram

© 2019 para ABD Colombia